fbpx
Site preloader
VisualHome – Salud Visual

Anatomia del ojo

El 90% de la información que nos rodea lo percibimos a través de los ojos, pero sabemos en realidad ¿cómo es el ojo? y, ¿qué partes tiene?

El ojo humano es un órgano muy complejo que recibe información en forma de luz, la analiza y la transporta en impulsos nerviosos al cerebro, para que se procese la información. En este artículo vamos a describir los elementos que componen el ojo y sus principales funciones.

El ojo humano es una esfera de 24 mm de diámetro con un abombamiento en su parte anterior, que forma un casquete esférico de 16 mm de diámetro. Es un órgano muy inervado, y debido a esto, tenemos mucha sensibilidad ante cualquier agente externo como el polvo, o restos de maquillaje que puedan entrar en su interior.

Por este motivo, el ojo se encuentra rodeado de una especie de armadura protectora que está compuesta por los párpados, pestañas y cejas, que impiden en gran parte el pase de estas sustancias. Para explicar las diferentes estructuras del ojo, vamos a dividirlo en tres grandes partes, que van desde el exterior al interior:

Capa externa del ojo: esclerótica y córnea.
Capa media del ojo: coroides, iris, cuerpo ciliar y cristalino.
Capa interna del ojo: retina, humor acuoso y vítreo.

CAPA EXTERNA DEL OJO: ESCLEROTICA Y CORNEA.

La esclerótica o la parte blanca del ojo, es una estructura fibrosa y opaca que protege el ojo manteniendo su forma y sirviendo como esqueleto. En esta estructura se insertan los músculos extrínsecos que permiten los movimientos oculares.

La córnea es el casquete esférico situado en la parte anterior del ojo. Tiene una forma convexa. La córnea refracta y transmite la luz al fondo del ojo (retina) y tiene cuatro características principales:

Es un tejido transparente.
No tiene vasos sanguíneos.
Está muy inervada por el sistema nervioso lo que justifica la gran sensibilidad de nuestros ojos ante cualquier estímulo externo.
Es el responsable de gran parte del poder refractivo del ojo, por esto normalmente la cirugía refractiva afecta a esta estructura.
Si su forma curva, típicamente convexa, presenta anomalías, por ejemplo, cuando se aplasta y se estira dando lugar a una forma ovalada, la luz se transmite en la retina en varios puntos focales (y no en uno solo como debería). Esto es precisamente lo que ocurre en presencia del defecto visual del astigmatismo.

CAPA MEDIA DEL OJO: COROIDES, CUERPO CILIAR Y CRISTALINO.

La coroides tapiza la esclera en su parte posterior, y contiene los vasos sanguíneos que nutren al ojo. La coroides contienen un pigmento que absorbe el exceso de luz y previene la visión borrosa.

La coroides termina en su parte anterior en el Iris, que forman los bordes del orificio conocido como pupila. Es la estructura que protege al ojo de la excesiva entrada de luz, funciona como el diafragma de una cámara de fotos, regulando la entrada de luz al interior del ojo. Tiene la capacidad de contraerse o dilatarse según la iluminación ambiente.

Típicamente es la estructura del ojo que tiene el color característico de cada persona, cuando decimos que unos ojos son verdes, marrones o azules. Pero, ¿a qué se debe que unos ojos sean de un color u otro?

Lo dicho, el iris desempeña un papel de protección frente a la radiación lumínica. Las personas con piel clara y ojos azules o verdes son más sensibles a la exposición al sol y los rayos UVB. El color del Iris no es una casualidad, depende de la concentración de melanina y del tipo de pigmento que contiene, siendo un factor genético.

El cuerpo ciliar es lo que une el iris con la coroides. Produce el humor acuoso y es el responsable del proceso de la acomodación.

El cristalino es la lente natural de nuestro ojo. Es un lente biconvexo, transparente y elástico que se sitúa por detrás del iris. Debido a su transparencia, no tiene vasos sanguíneos ni está inervado. Y se sostiene con la ayuda del cuerpo ciliar.

El cristalino tiene la capacidad de cambiar de forma, lo que se conoce como acomodación. Funciona como el zoom de una cámara, cambia su forma para poder enfocar las imágenes situadas a diferentes distancias en la retina.

La edad y los cambios del cristalino
Con la edad, sobre todo a partir de los 45 años, el cristalino va perdiendo su transparencia y aumenta su espesor, perdiendo la capacidad de la acomodación, y ver de cerca cuesta cada vez más.

Se tiende a estirar el brazo para leer, para mantener una distancia mayor entre los ojos y el libro, y es el comienzo de lo que conocemos como la presbicia. Por decirlo de otro modo, debido a la pérdida de elasticidad del cristalino, surge la presbicia.

CAPA INTERNA DEL OJO: RETINA, HUMOR ACUOSO Y VITREO.

La retina es la capa más interna del ojo y la más importante y compleja, tiene la gran responsabilidad de la función visual. La retina es una membrana fotosensible que contiene los fotorreceptores, que son las células sensibles a la luz: conos y bastones. Es donde la luz se transforma en impulsos nerviosos que se envían al cerebro a través del nervio óptico.

Tenemos tres tipos de conos (los encargados de la visión en color). Y los bastones son los encargados de la visión nocturna, estos son más sensibles, y producen la visión en blanco y negro. Por eso si hay una anomalía en los conos, se conoce como daltonismo, porque según a que cono afecte, no se reconoce el color o se confunde con otros.

En el centro de la retina está la mácula, que tiene color amarillo y forma elíptica. Y en el centro de la mácula hay una pequeña depresión llamada fóvea que es donde se produce la visión, y es la zona responsable de la agudeza visual que nos permite discriminar con claridad los detalles finos, es decir, la máxima agudeza visual se consigue en la fóvea.

La importancia de la retina es evidente y si la luz no se proyecta concretamente en ella, aparecen los principales errores refractivos, tales como:

Miopía: El haz de luz se proyecta delante de la retina.
Hipermetropía: El haz de luz se proyecta por detrás de la retina.

En el medio de todas estas estructuras del ojo, se encuentran el humor acuoso y el humor vítreo, que desempeñan también un papel muy importante en nuestra visión.

El Humor acuoso está tanto en la cámara anterior como en la cámara posterior del ojo. Es un líquido transparente que contribuye a la nutrición y a la oxigenación de la córnea y el cristalino. Debe existir un perfecto equilibrio entre su producción y su salida.

Si se produce un aumento en la resistencia a la salida del humor acuoso trae como consecuencia un aumento en la presión intraocular que es uno de los principales signos del glaucoma.

Humor vítreo: es un tejido intraocular transparente y gelatinoso. Ocupa dos tercios del ojo. Sirve de soporte al globo ocular. Llena todo el interior del globo ocular detrás de la lente, aplastando la retina y protegiéndola de posibles impactos.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿Cómo podemos ayudarte?